Fiesta del Zarrón

De 17/05/2018 hasta 18/05/2018

FIESTA DE SAN PASCUAL- FIESTA DEL ZARRÓN.

Fiesta Local declarada de Interés Turístico Regional.

La Fiesta del Zarrón está vinculada a la fundación de la Cofradía de San Pascual Bailón, en 1816, patrón de pastores y ganaderos.

Tiene un claro simbolismo relacionado con la actividad pastoril muy ligada a la vida de la provincia de Soria.

Los personajes principales que intervienen en la fiesta son:

Personajes que intervienen:

El Palillero es quien dirige el Baile del paloteo, acompasando con una gran castañuela, el ritmo de la música. Porta un saco a la espalda con los palillos o palitroques utilizados en la danza. Se requiere que antes haya sido danzante.

Los Danzantes, grupo compuesto originalmente sólo por hombres, simbolizan al rebaño y visten los trajes típicos de la Ribera del Duero. El atuendo femenino o piñorra consiste en un justillo de terciopelo, una falda roja con galones negros, un delantal de picote (tela áspera y basta de pelo de cabra), medias blancas de lino o algodón y un mantillo o mantón de Manila, todo ello ricamente adornado con encajes, puntillas y bordados y realzado con pendientes, broches y otras joyas. El hombre viste chaqueta corta de terciopelo negro, con cuello vuelto y botones de plata o bronce, y calzón corto, también de terciopelo, con medias de punto blancas, y alpargatas o albarcas de cuero y lleva castañuelas.

Los Zarrones representan a los pastores que cuidan el rebaño y visten recordando a los antiguos pastores de la zona: zamarra de piel, zahones o calzones de cuero marrón, polainas y albarcas. Un sombrero ancho cubre su cabeza, tocado con plumas de buitre o águila y rabos de zorro colgando por la parte posterior. En la mano llevan una zambomba o garrote unido por una cuerda a una funda alargada de lona o de cuero rellena de lana. Portan también una colodra, (cuerno de buey con tapadera de plata), en la que lleva la soparra (pan remojado en vino con azúcar y canela).

Los zarrones son voluntarios de la Cofradía de San Pascual. Para ser zarrón hay que tener unas buenas condiciones físicas ya que a lo largo de la fiesta realizan muchas carreras persiguiendo a los jóvenes y pegándolos con sus zambombas. Los zarrones también danzan, en torno al grupo de danzantes, protegiendo el baile a la vez que despejan la calle. Todos llevan barba recordando la figura del pastor que se afeitaba cuando llegaba a su casa, después temporadas fuera de ella. Acabada la fiesta, y según la tradición, acuden al barbero quien les afeita a cambio de un poco de soparra.

Mayordomos. El entrante acompaña y ayuda a zarrones y danzantes y ofrece su casa o un local a todos ellos. Asiste a todos los actos, junto con el Mayordomo saliente. El primero también es quien lanza al suelo los caramelos que los jóvenes intentan coger a pesar de los zarrones. Conserva durante un año su cargo.

Las fiestas, que discurren durante dos días cuentan con un gran arraigo popular y han sido declaradas de Interés Turístico Regional.